La definición de los costes de un proyecto de una aplicación implica una serie de factores como el acance, el tiempo para el desarrollo, la complejidad, la robustez, la cantidad de plataformas, el tamaño del equipo necesario, entre otros aspectos.  Es importante ressaltar que según lo mencionado en el   blog anteriormente, la creación de una aplicación, demanda profesionales capacitados y con perfiles diversos, de modo que la entrega de un servicio de calidad implica un valor considerable.

Los costes varían de acuerdo con la complejidad del proyecto

Para transformar una idea en uma plataforma, si el proyecto es más simple y no requiere un equipo grande, los valores pueden variar entre 4,6 a 6,9 mil euros. Algunos proyectos más complejos que exigen tecnologías más avanzadas y un equipo más grande, pueden costar millones. Es decir, el coste depende de las variables del proyecto, principalmente de la complejidad y de las tecnologías empleadas.

Existen otros costes además de los gastos de producción

Además de los gastos de producción, el desarrollo de uma aplicación engloba, los costes de mantenimiento, infraestructura, y continuidad, estos costes suelen ser flexibles y escalables de acuerdo con el desarrollo del producto, sin embargo sólo pueden medir con exactitud después del cierre del proyecto y análisis de las métricas de utilización de recursos del sistema.

Antes de invertir en una aplicación/software, es importante tomar en consideración que, por involucrar tecnología, ese tipo de proyecto implica uma inversión constante, ya que, después del lanzamiento la plataforma seguirá evolucionando, y de modo que, nuevas versiones serán lanzadas para acompañar las actualizaciones necesarias.